sábado, 15 de octubre de 2011

No hay dos sin tres...


Esta es la tercera viejecita que sale de la bolsa de 1920. Esta vez con pespuntes en crema y costuras abiertas .



Al usar una piel antigua y craquelada por el uso el aspecto  es  desgastado pero con un toque de nuevo.



La estructura y la textura es similar a las correas que usan los nuevos Panerai. El “Bronzo” entre ellos. Sin embargo en esta los micro cortes en la piel están causados por el tiempo y no de manera artificial.



He vuelto a usar  la tela de lino para reforzar  la piel, facilitar su cosido y  mejorar  la flexibilidad. Se puede apreciar claramente en los cantos por su color mas claro.





Tal vez el aspecto de la correa sea el de algo delicado, a punto de romperse o de perder un trozo, sin embargo es una correa sólida y con un aspecto general absolutamente diferente, totalmente original y única.



Espero que os haya resultado interesante.

1 comentario:

  1. Me has dejado bocabadat. NO conocía esta faceta tuya. Y me mola.

    ResponderEliminar